Globo Friday’s día 2: Una anécdota especial

El día de hoy nos volvió a dar un viento condimentado para la operación del globo, pero era claro que estaba más ligero que el que nos tocó vivir ayer. Durante la mañana armamos la canasta del globo, instalamos el sistema de calentamiento y extendimos la envoltura para que las personas que habían llegado a la plaza a verlo pudieran subirse a la canasta, sentir la intensidad de los quemadores y tomarse una fotografía al tiempo que les contábamos un poco sobre la historia de los globos.

Después de almorzar, el viento comenzó a calmarse un poco más, y para las horas antes del atardecer ya teníamos todo listo, esperando las ventanas del viento ligero. En el momento justo, inflamos el globo y lo estabilizamos con algunos compañeros de Friday’s y de San Martín. El viento pegó algunas ráfagas sobre el globo que, aunque no representaron un peligro, fueron emocionantes.

Image

Fotografía tomada por Graciela Reyes

Justo antes de terminar la activación, un niño llamado Jerson llegó con sus padres a la plaza, pues había esperado toda la semana para venir a subirse al globo con nosotros. Nos dio un gusto hacerle realidad su sueño tomándose una fotografía en la canasta del globo aerostático. Hacer sueños realidad es siempre un anécdota especial.

Image

Graciela Reyes

Las personas premiadas por el sorteo realizado por el restaurante Friday´s pudieron tomarse una fotografía especial frente al globo, y vivir una experiencia única en la historia de El Salvador. Desinflamos el globo al caer el sol, y satisfechos por el trabajo realizado, volvimos a nuestra sede por un merecido descanso.

Advertisements