Globo Petén: Más Ligero que el Viento

El día de hoy los cielos estaban completamente cubiertos por nubes, debido a la humedad del área que poco a poco ha ido concentrándose con la entrada de los sistemas de alta presión que pronostican los meteorólogos del país. Esta situación es favorable para nuestros vuelos en globo, pues las nubes impiden que el calor del sol llegue a la superficie para crear corrientes termales.

Despegando de nuevo desde El Remate

El viento y su misterioso movimiento se originan del intercambio de calor que recibe de la energía solar, derivado del principio físico de que el aire caliente es menos denso que el aire frío, y como consecuencia, tiende a elevarse sobre este último. Ésta es la razón por la que un globo aerostático logra levantarse sobre la tierra y volar. Cuando el aire que se encuentra dentro de la envoltura del globo es significativamente más caliente que la temperatura del aire en el ambiente, pierde tanto peso que el globo aerostático, junto con los pasajeros que van en él, se vuelve más ligero que el viento y se eleva sobre él, buscando una altura a la cual la densidad del aire del ambiente sea tan baja como la del aire que se encuentra dentro la envoltura del globo.

El bello Lago Petén Itzá

Cuando el sol sale durante el día, su energía solar calienta la superficie de la tierra, provocando que el aire que se encuentra cerca de ella se caliente y pierda densidad, elevándose para que viento más pesado descienda a la superficie, creando corrientes termales verticales que producen turbulencia. Es por esto que volamos el globo a la hora del amanecer, cuando el sol aún no ha comenzado a calentar la superficie, y las corrientes del viento son estables y horizontales. Asimismo, cuando el cielo se cubre de nubes, se dificulta el paso de la energía solar, por lo que la tierra tarda más tiempo en calentarse, y en consecuencia, el viento permanece más tiempo calmado durante la mañana.

Un lindo acercamiento a nuestro globo en pleno vuelo

Aprovechando las condiciones climáticas, inflamos el globo de nuevo en las tierras de El Remate, acompañados de Xavier, Anaité y Juliza, del Hotel Camino Real Tikal, para enseñarles el globo y los magníficos recorridos que realizamos con él en el área de Petén. La gente de El Remate se encontraba el día de hoy esperando el vuelo del globo, y varias personas salieron a nuestro paso a ser testigos de su levantamiento. Ya somos conocidos por los lugareños de acá.

Fotografía espectacular de Winky viéndose al espejo

Durante el vuelo, atravesamos la Laguna de Sal Petén con un viento tan calmado que el reflejo del globo apareción perfectamente en el agua, lo que nos permitió tomar unas fotografías espectaculares del globo y su reflejo. En definitiva, Winky es un gigante coqueto y muy fotogénico. Asimismo, nos topamos nuevamente con los malhumorados monos, quienes molestos por el sonido de nuestros quemadores, que los despertaron temprano nuevamente esta mañana, nos aullaron algunos insultos que recibimos con muestras de sincera y sonriente disculpa por haberlos despertado.

La parte más angosta de la Laguna de Sal Petén

Después de 1 hora y media en el aire, aterrizamos al norte de la Laguna de Salpetén, en las tierras de un amigo, y procedimos a desinflar y empacar la envoltura del globo, desinstalar los quemadores y desarmar la canasta, para meter el equipo de nuevo a nuestro carretón y salir triunfantes del lugar. Terminamos en el Hotel Camino Real Tikal con nuestros amigos, en donde celebramos con un brindis con champán al puro estilo de los globistas de antaño, y fuimos invitados a desayunar unos deliciosos omelettes con frijoles, y a degustar un delicioso bircher muesli, una receta especial hecha de avena, yoghurt, manzana rallada, nueces, cáscara de limón rallado, banano y fresas. En fin, no hay mejor forma de terminar un viaje en globo que con una copa de champán, un exquisito desayuno y una agradable conversación.

Nos permitimos una fotografía artística de nuestro globo en la laguna

Sobrevolando las árboles de la selva

Antes de aterrizar, terminando de atravesar la Laguna de Salpetén

Así se veía el cerro Cahui el día de hoy

Advertisements

Globo Petén: Una Ocasión para Compartir

Nuestra experiencia en Petén sigue aumentando en aventura y emoción con los días que pasan. La energía de las personas que poco a poco comienzan a acercarse a las tierras de Petén para estar en ellas durante el 13 B’aqtun se siente cada vez más, con turistas europeos y estadounidenses que poco a poco dan el punto de partida a lo que se espera que sea la temporada de turismo más alta en la historia de Guatemala.

El Remate, Peten

Esta mañana despegamos con el globo desde las tierras que se encuentran en El Remate, justo en los terrenos que se encuentran a un costado del lado oriente del Lago Petén Itzá, pues los delicados vientos nos anunciaron un viaje hacia el sudoeste. El día de hoy nos acompañó Iara, gerente de Las Lagunas Boutique Hotel, un hotel maravilloso con un concepto y calidad que no se ha visto antes en el país.

Cerro Cahui, que significa “cocodrilo” en un idioma Maya

El globo nos llevó a recorrer el cerro Cahui, que tiene la forma casi perfecta de un cocodrilo, desde su hocico que desemboca en las aguas del Lago Petén Itzá, pasando por su enorme cuerpo que envuelve al lago, y terminando en su cola. A lo largo del cerro Cahui pudimos navegar sobre la Laguna de Salpetén, que debe su nombre a que contiene agua salada, en donde pudimos descender el globo hasta prácticamente tocar el agua de la laguna.

El globo aerostático posándose sobre la Laguna de Salpetén

En la selva que cubre el cerro Cahui, avistamos con asombro a un enorme mono aullador que se encontraba en la copa de uno de los árboles, que levantándose malhumorado por el ruido de nuestros quemadores, comenzó a aullarnos su descontento. Alcanzamos a ver ramas de otros árboles moverse, y aunque no logramo divisar más monos en ellos, segundos más tarde escuchamos los aullidos de respuesta de varios que se encontraban allí.

La Laguna de Macanché, que significa “enramada de palos” en un idioma Maya

Divertidos por la oportunidad de haber podido ver monos durante el vuelo, decidimos tomar altura para poder ver el paisaje desde más lejos en el cielo, y nos introducimos en una neblina que nos permitió sacar unas fotografías únicas de los paisajes de Petén. Desde allí pudimos avistar a la otra laguna que se encuentra en estas tierras, la Laguna de Macanché, una pequeña laguna rodeada de árboles y praderas utilizadas para el cultivo de ganado.

Winky volando sobre la variada flora de Petén

Aterrizamos en uno de los terrenos que se encuentran al lado de la Laguna Macanché, en donde más de 20 personas vecinas del lugar llegaron a recibirnos y a ayudarnos a guardar el globo. Tomamos con el gusto de siempre una ocasión más de compartir nuestros sueños y energía con la gente que conocemos, platicamos un poco con los lugareños y molestamos un rato a los tímidos niños que se ríeron mucho pero casi no hablaron. Después de recoger nuestro equipo, terminamos nuestro viaje con un delicioso desayuno al que generosamente nos invitó Iara, tomándose el tiempo para mostrarnos las extraordinarias instalaciones de Las Lagunas Boutique Hotel. En fin, otra experiencia inolvidable.

Fotografía del reflejo de Winky en el Lago Salpetén

Winky pasando entre los árboles de la selva

Tierras peteneras vistas desde el globo

Las Lagunas Boutique Hotel

Globo Petén: Misteriosos Caminos y Oportunidades Escondidas

El clima continúa siendo nuestra más grande fortaleza, pues las lluvias han desaparecido casi completamente, aunque sigue habiendo humedad en el ambiente. La velocidad de los vientos es perfecta para la operación, y su dirección ha favorecido nuestras áreas de despegue y aterrizaje. En definitiva, nos estamos divirtiendo mucho apreciando los magníficos paisajes de Petén desde el aire.

Preparando a Winky en un clima perfecto.
Fotografía tomada por Miguel Lam

El día de ayer no pudimos volar, no por que el clima nos lo impidiese, sino porque, camino de madrugada hacia el sitio de despegue, nuestro carro cayó en uno de los enormes agujeros que decoran las pésimamente mantenidas carreteras del área de Flores y El Remate, y pinchamos dos llantas de nuestro carro, por lo que tuvimos que cancelar el vuelo preparado e ir a comprar nuevas llantas a Santa Elena. Fue una experiencia lamentable, pero las aventuras como ésta deparan siempre misteriosos caminos y oportunidades escondidas. En todo caso, el atardecer que vivimos ayer hizo valer la pena la sufrida de la mañana.

Un majestuoso atardecer petenero

El día de hoy nuestro vuelo por las tierras de Petén fue perfecto. Tuvimos el gusto de tener con nosotros a dos amigos de El Periódico, Miguel y Susana, que viajaron desde la Ciudad de Guatemala para escribir un reportaje sobre la maravillosa experiencia de viajar en un globo aerostático sobre las tierras del Petén.

Winky surcando la selva Maya
Fotografía tomada por Miguel Lam

Despegamos justo cuando el sol salía de su guarida y tuvimos la fortuna de toparnos con una fauna salvaje espectacular. Pájaros carpinteros, garzas, tucanes, pericos, loros, patos, y otro tipo de aves estiraban sus alas y levantaban vuelo para recibir al sol mientras asistíamos atónitos ante esa linda experiencia.

Una bandada de garzas fue uno de los grupos de aves que tuvimos fortuna de ver.
Fotografía tomada por Miguel Lam

Los vientos nos permitieron sobrevolar la Laguna de Sal Petén, con aguas tan claras que pudimos ver los peces que vivían en ella, y cuyo trayecto nos permitió tomar una fotografías espectaculares del globo sobre la laguna.

Satisfechos con la aventura que vivimos durante el vuelo, descendimos sobre un campo de fútbol que se encuentra al sur del pueblo de Ixlu, “lodo shuco” en dialecto maya, en donde más de veinte niños de las comunidades circundantes salieron maravillados de sus casas junto con sus padres para admirar a Winky. Decidimos tomar la oportunidad de anclar el globo a la tierra y subir a los niños al globo para que sintieran la experiencia de flotar en un globo, y finalizamos la operación con mucha energía positiva para lo que viene por delante.

Con los niños de Ixlu y Winky.
Fotografía tomada por Miguel Lam

Winky sobrevolando la Laguna de Sal Petén
Fotografía tomada por Miguel Lam

Los niños disfrutan mucho de Winky
Fotografía tomada por Miguel Lam

Anclamos el globo para divertirnos con los niños del lugar
Fotografía tomada por Miguel Lam

Globo Petén: Esa Energía que solo Volar puede Generar

Esta aventura comienza en Petén, Guatemala, tierra de jaguares, de ceibas y rituales; cuna de la civilización maya, de su cosmovisión y la profundidad de su conocimiento. Con nuestro globo aerostático, Winky, hemos emprendido el viaje rumbo al Lago Petén Itzá para ofrecerle a turistas nacionales y extranjeros una perspectiva completamente nueva y única de apreciar las bellezas naturales y culturales del país, desde el aire, volando en un globo aerostático, conmemorando el 13 B’aqtun, el cambio de era Maya, y sus implicaciones para el mundo.

Nuestro globo aerostático Winky

Hoy fue nuestro primer viaje en globo en Petén, y estuvimos esperándolo con mucha emoción. Nos despertamos antes del baño de luz que da el sol a la tierra al amanecer, y nos dirigimos hacia donde el viento nos indicó. Nos acompañó Kaleb, un australiano con acento divertido y hambre de diversión; y Nelson, un amigo petenero que se había levantado a ordeñar sus vacas, sin pensar que minutos después viviría una magnífica experiencia de vida, y cuya sonrisa fue de oreja a oreja durante todo el viaje.

Winky surcando los cielos que envuelven las tierras peteneras

Ya en el cielo, pudimos apreciar como el sol iluminaba los paisajes de Petén. Grandes corrales de ganado se extendían sobre las verdes planicies, mientras una densa selva se apoderaba de su alrededor, gobernada por ceibas, el árbol de la vida para el pueblo Maya. El paisaje se extendía hasta abrirse a lo lejos y enmarcar dos majestuosos espejos de agua: la pequeña Laguna de Sal Petén y el bello Lago Petén Itzá. Hacia el fondo del lago pudimos divisar la pintoresca Isla de Flores, antiguo hogar de los Itzaes, pueblo Maya que se defendió con éxito por muchos años de la conquista española.

Nos encontramos con este maravilloso amanecer durante el vuelo

El viento estaba tan calmado que por un instante nos posamos sobre el cielo y flotamos sobre los potreros de una finca, en donde un rebaño de vacas se asustó mucho al vernos y su ruta de escape nos sacó varias carcajadas a todos. Después de calmarlas con la voz humana, se detuvieron, y siempre estresadas, se quedaron quietas con la vista puesta en nosotros mientras continuamos nuestro viaje.

Las vacas se asustaron un poco al ver pasar nuestro globo por primera vez en sus vidas

Al final, descendimos el globo en un lindo campo abierto al sur de la Laguna de Sal Petén, y aterrizamos delicadamente, como una nube que los vientos del cielo regalaron a la tierra. Varios trabajadores de terrenos vecinos acudieron a nuestro acercamiento impresionados por el enorme globo aerostático que por primera vez surcaba los cielos de esas tierras. Después de desarmar y empacar el globo con la ayuda de todos, nos despedimos llenos de esa energía que solo volar puede generar, listos ya para los viajes turísticos que haremos del 1 al 22 de diciembre de este año.

Una imagen aérea de la belleza de los lagos que se encuentran en Petén

Winky en pleno vuelo

Precioso paisaje natural de Petén desde el aire

Una laguna con forma de globo aerostático fue un detalle divertido de nuestro vuelo

Nos encontramos con varias ceibas que proyectan una fortaleza espectacular

Globo Friday’s día 2: Una anécdota especial

El día de hoy nos volvió a dar un viento condimentado para la operación del globo, pero era claro que estaba más ligero que el que nos tocó vivir ayer. Durante la mañana armamos la canasta del globo, instalamos el sistema de calentamiento y extendimos la envoltura para que las personas que habían llegado a la plaza a verlo pudieran subirse a la canasta, sentir la intensidad de los quemadores y tomarse una fotografía al tiempo que les contábamos un poco sobre la historia de los globos.

Después de almorzar, el viento comenzó a calmarse un poco más, y para las horas antes del atardecer ya teníamos todo listo, esperando las ventanas del viento ligero. En el momento justo, inflamos el globo y lo estabilizamos con algunos compañeros de Friday’s y de San Martín. El viento pegó algunas ráfagas sobre el globo que, aunque no representaron un peligro, fueron emocionantes.

Image

Fotografía tomada por Graciela Reyes

Justo antes de terminar la activación, un niño llamado Jerson llegó con sus padres a la plaza, pues había esperado toda la semana para venir a subirse al globo con nosotros. Nos dio un gusto hacerle realidad su sueño tomándose una fotografía en la canasta del globo aerostático. Hacer sueños realidad es siempre un anécdota especial.

Image

Graciela Reyes

Las personas premiadas por el sorteo realizado por el restaurante Friday´s pudieron tomarse una fotografía especial frente al globo, y vivir una experiencia única en la historia de El Salvador. Desinflamos el globo al caer el sol, y satisfechos por el trabajo realizado, volvimos a nuestra sede por un merecido descanso.